Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Perspectivas Sobre Fátima
Perspectivas sobre Fátima

Los Obispos de Baviera hacen frente al monstro de la “Misericordia” mientras el Cardenal Burke, aludiendo a Fátima, reclama oposición por parte de toda la jerarquía.

por Christopher A. Ferrara
el 6 de abril de 2018


La cara de la ruina eclesial

El Papa Francisco es, según cabe suponer, el Papa que se dirige a las “periferias” de la Iglesia en obediencia a la inspiración del “Espíritu”. Sin embargo, a lo largo de los cinco primeros años de su pontificado, su programa ha sido precisamente aquello de una jerarquía alemana corrupta, sostenida por contribuciones individuales obligatorias, sin las cuales los Sacramentos son negados a los católicos alemanes – simonía en su peor momento. La piedra central del programa es la Sagrada Comunión para los adúlteros públicos en “segundos matrimonios” según la “teología” de los Cardenales Kasper y Marx, y ahora la Sagrada Comunión para los protestantes que están casados con católicos. En las secuelas de esta abominación, que ya está implementándose en muchos lugares, los jerarcas alemanes corruptos han promovido ya la Sagrada Comunión a los protestantes, incluso, presumiblemente, los que están en “segundos matrimonios” con católicos divorciados por lo civil.

Pero los Obispos alemanes de Baviera, donde el espíritu católico aún está activo, como verifiqué durante la visita que allí hice (a pesar de la presencia del Cardenal Marx), están hartos ya de esta tentativa diabólica de transformar la Iglesia católica en una secta protestante. En respuesta a una votación de la Conferencia Episcopal alemana a favor de permitir la inter-comunión con protestantes en “ciertos casos”, siete Obispos, cinco de los cuales de Baviera, emitieron una carta a la Congregación para la Doctrina de la Fe, protestando contra la invalidad e ilegalidad de la iniciativa, señalando que las conferencias episcopales no poseen autoridad para desviarse de la doctrina católica, y pidiendo una respuesta definitiva de la CDF, que se dice, está siendo preparada. Los siete prelados son: el Cardenal Rainer Woelki (Köln), el Arzobispo Ludwig Schick (Bamberg), el Obispo Konrad Zdarsa (Augsburg), el Obispo Gregor Maria Hanke (Eichstätt), el Obispo Wolfgang Ipolt (Görlitz), el Obispo Rudolf Volderholzer (Regensburg), y finalmente el Obispo Stefan Oster (Passau).

Claro que ha sido Francisco quien ha proporcionado la apertura a este desastre por medio de una sola novedad ambigua, que él, y él solo, ha introducido en la Iglesia a través de Amoris Laetitia: el “discernimiento”, que no es nada más que un pretexto para la invención de “excepciones” espurias a la aplicación de normas morales para las cuales ninguna excepción es posible. Como el archi-modernista y subversivo Cardenal Marx ha declarado: “Estamos hablando de decisiones en casos individuales que exigen un cuidadoso discernimiento espiritual”. En otras palabras, algunas personas no están obligadas por normas morales que obligan a otras. Debemos “discernir” quien está exento de la ley moral. Esto significa nada menos que el fin de toda la moralidad y su sustitución por una colección de directrices sugeridas para la conducta humana. Los Diez Mandamientos llegan a ser los Diez Ideales.

Ahora hasta el Cardenal Burke está admitiendo que la situación que este Papa ha provocado es verdaderamente de proporciones apocalípticas. Hablando a la luz del Mensaje de Fátima, y aludiendo a la oposición formal, ya postergada, de los Cardenales contra el Desastre Bergogliano, ha declarado lo siguiente durante una entrevista reciente:

“Lo que describe es verdaderamente una situación apocalíptica…

“Esta situación me lleva a reflexionar cada vez más sobre el Mensaje de Nuestra Señora de Fátima, que nos advierte del mal – aún más serio que los males sufridos debido a la propagación del comunismo ateo – que es la apostasía de la fe en la Iglesia. El párrafo 675 del Catecismo de la Iglesia católica enseña que antes de la época de la venida de Cristo, ‘la Iglesia debe pasar por una prueba final que sacudirá la fe de muchos creyentes’, y que ‘[la] persecución que acompaña la peregrinación en la Tierra [de la Iglesia] quitará el velo del ‘misterio de la iniquidad’ en la forma de una impostura [es decir, la conducta de un impostor religioso], ofreciendo a los hombres una solución aparente a sus problemas, al precio de la apostasía de la verdad’.

“En una tal situación, los Obispos y Cardenales tienen el deber de anunciar la verdadera doctrina. Al mismo tiempo, deben conducir a los fieles para que hagan reparación por las ofensas contra Cristo y las heridas infligidas en Su Cuerpo Místico. El gran canonista del Siglo XIII, Henrique de Segusio, también conocido como Hostiensis, al ser confrontado con la difícil pregunta de cómo corregir un Pontífice Romano que actuase de manera contraria a su cargo, afirmó que el Colegio de Cardenales constituye un control de facto contra el error papal”.

Con cada día que pasa, crece el sentido de una catástrofe venidera que resolverá la situación por medio de una ejecución de la santa cólera de Dios. Considerando la perversidad de muchos eclesiásticos en esta triste época absolutamente sin paralelo en la historia de la Iglesia que algunos aún se atreven a llamar una “renovación”, ¿qué otro remedio será posible?

¡Nuestra Señora de Fátima, ruega por nosotros!




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar