Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Perspectivas Sobre Fátima
Perspectivas sobre Fátima

¡Ellos están de vuelta!

por Christopher A. Ferrara
el 28 de marzo de 2018


Los manipuladores del Sínodo Baldisseri y Schönborn
regresarán para el próximo Falso Sínodo

Al momento en el que informamos de las noticias para nada sorprendentes, de cómo los manipuladores del Falso Sínodo III, sobre la “Juventud, fe y discernimiento vocacional”, han censurado los mensajes de Facebook de jóvenes que anhelan una reverencia en la liturgia – un punto de vista que ha sido sistemáticamente excluido del documento pre-sinodal – informamos también que el mismo elenco de personajes que gestionaron los Sínodos I y II administrarán también este Sínodo. Los controladores incluirán a los Cardenales Lorenzo (“El Ladrón de los Libros”) Baldisseri y Christoph (“Misa de los globos”) Schönborn, que el Papa Francisco ha mantenido como intérprete definitivo de su desastrosa Amoris Laetitia.

Baldisseri, tal y como ha sido en los Falsos Sínodos I y II, será el secretario general del Falso Sínodo III, lo que quiere decir que estará controlando el espectáculo al lado de Francisco. Tal vez aún tenga que ordenar la confiscación de materiales peligrosamente ortodoxos, como ha hecho durante el Falso Sínodo II en octubre de 2015.

Hasta el sitio First Things (Primeras Cosas), que es decididamente conformista, ya se ha hartado de la farsa sinodal. Discerniendo correctamente, en este caso el Sínodo sobre la “Juventud” será realmente un Sínodo en el que un grupo de ancianos empeñados en la subversión eclesial van a fingir relacionarla con las necesidades urgentes de los jóvenes – un punto que he subrayado en agosto del año pasado. Como el autor, el redactor Matthew Schmitz, observa justamente con respecto al documento pre-sinodal tramado (que he discutido aquí):

“El documento ha sido supuestamente escrito por jóvenes católicos para el uso de los Obispos, pero repite misteriosamente lo que ciertos Obispos han estado diciendo desde hace mucho. Por ejemplo, los ‘jóvenes’ declaran: “A veces, en la Iglesia, es difícil superar la lógica del ‘siempre se ha hecho así’. Pero en la apertura del encuentro, Francisco había dicho lo mismo: “Nos provocáis a liberarnos de la lógica del ‘siempre se ha hecho así’” Esto no es un diálogo; es un eco”.

Un eco, realmente. Un eco de lo que los controladores del Sínodo han determinado ya será la conclusión. El análisis devastador que Schmitz ha hecho del documento pre-sinodal revela que está en progreso otro fraude contra la Iglesia:

  • “El Papa Francisco ha dicho que esperaba que el evento llevase a “una Iglesia con una cara joven”. Pero el resultado es una cirugía plástica chapuceada, una grotesca colección de viejas ideas estiradas y moldeadas para contrahacer la juventud.
  • “El documento manifiesta una aversión a todo lo que sea sacro, santo, divino. Lamenta que ‘a veces sentimos que lo sagrado parece ser algo separado de nuestras vidas cotidianas’. Pero esto es precisamente el significado de la palabra ‘sagrado’ – lo que es puesto aparte.
  • “La santidad es astutamente desacreditada. ‘Infelizmente, no todos acreditamos que la santidad es algo que se pueda alcanzar y que es un camino hacia la felicidad’, dicen los autores – y parecen incluirse, ellos mismos, entre los que dudan.
  • “El sacerdocio y la vida religiosa son también desvalorizados. ‘Aunque estas vocaciones sagradas deben ser celebradas’, el documento quiere que comprendamos la importancia de otras vocaciones, incluidas el ‘ministerio de los laicos’, ‘matrimonio y la familia’ y algo llamado ‘el papel en la sociedad’.
  • “De la misma manera, la moral cristiana es cuestionada. El documento pide a la Iglesia que abra una discusión sobre la homosexualidad y el género, ‘que los jóvenes ya están discutiendo sin tabús’. [¡Como si la ley de Dios fuese una especie de superstición pagana!]
  • “Los autores notan que ‘hay muchas veces una gran discordancia entre los jóvenes’ sobre la anticoncepción, el aborto, la homosexualidad, la cohabitación, el matrimonio y el sacerdocio. Consecuentemente, ‘pueden querer que la Iglesia cambie su doctrina’.
  • “El documento hasta manifiesta un extraño preconcepto contra el espacio consagrado del santuario. Sus autores declaran: ‘Sobre todo, el lugar en que queremos encontrarnos con la Iglesia es en las calles’. …En ciertos puntos la actitud del documento con relación al espacio sagrado casi parece hostil (‘las personas son la Iglesia, no el edificio’) – como aquellos infelices poseídos por demonios que no pueden pasar por las puertas de la Iglesia”.

La conclusión de Schmitz no está hecha con medias tintas:

“Todo esto se resume en una especie de Arrianismo funcional, un realce de la dimensión humana de la Iglesia a expensas de la divina…Este documento no habla por los jóvenes católicos. Fracasa en representar tanto a la Fe católica como a los jóvenes que la profesan. Conjura y condena a una Iglesia que es demasiado institucional, demasiado jerárquica, demasiado enfocada en lo sagrado a expensas del mundo. Esta imagen de la Iglesia es un vestigio de los años 50, cuando los hombres que ahora lideran la Iglesia eran jóvenes rebeldes. El documento es una falsificación obvia, la idea de un anciano sobre lo que los jóvenes deben de querer”.

Lo que ellos realmente quieren, y que los controladores del Sínodo se esforzarán por esconder y suprimir a todas horas, es la auténtica Fe católica y la liturgia tradicional con su orientación despreocupada del mundo y vertical hacia Cristo y Su Sacrificio de infinito valor, y no con las personas, sus negocios y conversaciones. En resumen, la Iglesia que está, en efecto, en el mundo, pero que no es del mundo.

Emblemático de este anhelo de los jóvenes por la Tradición, señala Schmitz, es una fotografía promocional del Sínodo venidero que mostraba a un joven sacerdote de sotana. ¡No podemos permitir eso! Y así, tres de las diócesis que usaron esta fotografía la retocaron para esconder “los botones de la sotana, que representan los años de la vida de Cristo, [que] fueron apagados,” mientras la parte inferior de la sotana fue sustituida digitalmente por lo que parece ser una imagen de pantalones vaqueros. Con un poco de retoque, las autoridades han producido una imagen de la juventud aceptable a los ancianos”. Adulterar fotos, como acabamos de ver hace poco con la Cartagate, forma parte de la caja de herramientas de los viejos revolucionarios, a los que no les importa lo que los jóvenes realmente quieren, a menos que los jóvenes en cuestión, tal como ellos, carezcan de respeto por la doctrina de la Iglesia siempre que no cuente con su aprobación, principalmente en el campo del Sexto Mandamiento.

Así, ya sabemos lo que podemos esperar del Sínodo sobre la “Juventud, fe y discernimiento vocacional”. El resultado orwelliano será el pensamiento de unos ancianos que maquinan como socavar la Fe tal y como han hecho en los dos primeros Sínodos, mientras continúa la auto-demolición eclesial que ha hecho desecar las vocaciones por todas partes, excepto en las pocas ordenes y sociedades tradicionales que no han conseguido destruir. Será el Sínodo de la vejez, de la infidelidad, y de la disuasión vocacional.

Que el buen Dios libre pronto a la Iglesia de las garras de estos ancianos, cuyas sonrisas almibaradas esconden las intenciones de los “falsos profetas, que vienen a vosotros disfrazados con piel de oveja, más por dentro son lobos voraces”. (Mt. 7:15)




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar