Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Perspectivas Sobre Fátima
Perspectivas sobre Fátima

El Cardenal Sarah sobre la profanación de la Sagrada Eucaristía

Juan Pablo II, por más débil que estuviese, se arrodillaba siempre delante del Santísimo Sacramento (Pero hay quien nunca lo hace)

por Christopher A. Ferrara
el 26 de febrero de 2018

Un artículo en lifesitenews.com informa sobre las buenas noticias de que el Cardenal Robert Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino, ha escrito el prefacio de un libro nuevo por Don Federico Bortoli titulado “La distribución de la Comunión en la mano: Perfiles históricos, jurídicos y pastorales” [La distribuzione della comunione sulla mano. Profili storici, giuridici e pastorali].

El prefacio es aún más explosivo que la exposición, hecha en el libro, de la historia de este horrendo abuso del Santísimo Sacramento. Después de observar la manera reverente con que los videntes de Fátima recibieron, de rodillas, la Sagrada Comunión del Ángel de la Paz en la primavera de 1916, el Cardenal Sarah afirma que el abuso introducido después del Vaticano II de recibir la Comunión en la mano y de pie, refleja nada menos que “el ataque diabólico más insidioso…que tiene intención de extinguir la fe en la Eucaristía sembrando errores y fomentando una manera inadecuada de recibirla”.

El Cardenal observa que este ataque contra el Santísimo Sacramento continúa hoy:

“En verdad, la guerra entre San Miguel y sus Ángeles de un lado, y Lucifer del otro, continúa en el corazón de los fieles. El blanco de Satanás es el Sacrificio de la Misa y la Presencia Real de Jesús en la Hostia consagrada. Esta tentativa de robo sigue dos pistas: la primera es la disminución del concepto de ‘Presencia Real’. Muchos teólogos persisten en mofar o menospreciar el término ‘transubstanciación’, a pesar de las referencias constantes del Magisterio (…)”

La Comunión en la mano “implica, indudablemente, una gran dispersión de fragmentos. Por el contrario, la atención dada a las migas más pequeñas, el cuidado en purificar los vasos sagrados, no tocar la Hostia con manos sudorosas – todo esto hace profesiones de fe en la Presencia Real de Jesús, hasta en las partículas más pequeñas de las especies consagradas…[L]a falta de atención a los fragmentos nos hace perder vista del dogma”.

El Cardenal Sarah pregunta: “Por qué razón insistimos en comulgar de pie y en la mano? ¿Por qué hay esta actitud de insumisión a los signos de Dios? Que ningún sacerdote se atreva imponer su autoridad en este asunto por negar o maltratar a quien quiera comulgar arrodillado y en la lengua”.

A este respecto, el Cardenal nota el ejemplo de Juan Pablo II, que, “[a] pesar de estar exhausto y sin fuerzas (…) se arrodillaba siempre delante del Santísimo Sacramento. No era capaz de arrodillarse y levantarse solo. Necesitaba a otros para doblar sus rodillas y levantarse. Hasta sus últimos días, él quiso darnos un gran testimonio de reverencia por el Santísimo Sacramento”. (Lo que no es una defensa de los maltratos chocantes del Santísimo Sacramento en las Misas papales del “Dia Mundial de Juventud” durante el pontificado de Juan Pablo II).

En contraste, no se puede dejar de pensar en el ejemplo del Papa actual, que rechaza intencionalmente doblar la rodilla delante del Santísimo Sacramento durante la Misa o arrodillarse delante del Santísimo Sacramento durante la Adoración Eucarística, aun cuando toda la gente alrededor de él está haciéndolo, hasta en Fátima.

La excusa de que Francisco tiene dificultades en arrodillarse es totalmente desmentida por ejemplos contrarios como cuando los carismáticos “rezaron sobre él”, para besar los pies de musulmanes, para reverenciar un santuario anglicano, y para ir espontáneamente a confesarse delante de las cámaras, (arrodillándose sin dificultad en un reclinatorio de madera dura y después levantándose por sí mismo).

El prefacio del Cardenal Sarah también pregunta: “Por qué razón somos muy orgullosos y poco sensibles a los signos que Dios mismo nos ofrece para nuestro crecimiento espiritual y para nuestra relación íntima con Él? ¿Por qué razón no nos arrodillamos para comulgar siguiendo el ejemplo de los santos? ¿Sería realmente muy humillante mantenernos de rodillas e inclinados delante del Señor Jesucristo?

¿Será que el Papa Francisco no ve que estos comentarios deberían haber sido escritos con referencia a él?

En octubre del año pasado, siguiendo la divulgación de Francisco de Magnum Principium, que parece dar a los Obispos mayor latitud en “traducir” – o sea, estropear – los textos sagrados, el Cardenal Sarah emitió una carta diciendo que el Vaticano continuaba poseyendo la autoridad final sobre las traducciones litúrgicas locales, según Liturgiam Authenticam de Benedicto XVI, que, después de cerca de cuarenta años de traducciones falsas que angustiaban a la Iglesia, mandaba finalmente corregir errores tan atroces como “por vosotros y por todos los hombres” cuando Nuestro Señor dijo “por vosotros y por muchos” respecto a las gracias salvíficas de la Eucaristía aplicadas a las personas.  

Sarah fue después reprendido personalmente por Francisco en una carta abierta que esencialmente exigía que él publicase una retractación de su comentario en todos los sitios web que lo divulgaron. Parece que el Cardenal aún está “trabajando” en la retractación. Esperemos que no la acabe antes de que termine este pontificado desastroso.

Y recemos para que el próximo Papa tenga la comprensión del Cardenal Sarah de la dignidad infinita del Santísimo Sacramento y la necesidad de repeler los ataques del demonio contra él, por restaurar en nuestros tiempos, reverencia adecuada en la recepción de la Sagrada Comunión, delante del tabernáculo donde Nuestro Señor está reposado, y en la exposición del Santísimo Sacramento.




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar