Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Perspectivas Sobre Fátima
Perspectivas sobre Fátima

¿Por qué ellos odian a Trump? He aquí la respuesta,
vista de una perspectiva de Fátima

por Christopher A. Ferrara
el 18 de enero de 2018

A partir de esta perspectiva de Fátima, que es, por otras palabras, la perspectiva católica, no es un misterio ver que todos los poderes instituidos, llevados por los farfulladores chacales de la comunicación social, se han combinado en una tentativa desesperada y sin precedentes de encontrar una manera –alguna manera – para deponer de su cargo a un presidente debidamente elegido en lo que sería el equivalente al primer golpe de estado en la historia de la republica estadounidense. (No voy a discutir aquí el auténtico golpe de estado por el cual el Congreso Continental se ha transformado en un Gobierno federal centralizado a puerta cerrada en Filadelfia).

La personalidad de Donald Trump, su tendencia hacia una retórica truculenta, su alegada conducta sexual impropia desde hace muchos años – su lo que sea – no tiene nada que ver con el odio que provoca en la parte de lo que llamo el Complejo Oligárquico Mundial (COM), que había calculado como cierta la elección de Hillary Clinton y la victoria definitiva del mal radical en la política.

La razón por qué el COM ha trabajado para destruir a Trump es muy simple: sus políticas. El COM reconoce que Trump, con todos sus defectos, representa una oposición significativa contra un régimen diabólico a escala mundial marcado por la impía trinidad de anticoncepción, aborto y sodomía.

Por ejemplo, como Life Site News resumió, una vez elegido, Trump:

Después está su prohibición contra el reclutamiento de personas “transgénero” en las fuerzas armadas y la anulación de aquella locura de la “instrucción” de tiempo de Obama (completamente sin fuerza de ley) para que las escuelas consintiesen que “niños transgéneros” usasen los servicios del sexo opuesto.

Además de eso, caso bastante sensacional, Trump ha nombrado a un padre de familia con tres hijos para sustituir en el cargo al Embajador de EEUU en España, un “hombre abiertamente gay, pro-LGBT y ‘casado’ con un hombre”, mostrando que ha abandonado “los planes de Obama para ‘imponer la agenda LGBT en el mundo a través de presiones diplomáticas’”.

Y ahora la Casa Blanca ha anunciado que Trump será “el primer presidente en ejercicio en dirigirse en directo a la marcha por la Vida a partir de la Casa Blanca, por satélite” dando como razón que “el presidente está compromitido a proteger la vida de los niños por nacer y que está entusiasmado de ser parte de este acontecimiento histórico”. Como Life Site señaló, Trump ha llegado al punto de llamar la atención a la “falsa comunicación social noticiosa” por “dar una cobertura extensa a la marcha pro-aborto pero no a la marcha por la vida, el mayor acontecimiento pro-vida en el mundo”.

Trump, cuya esposa se ha revelado ser católica, para horror del Washington Post, hasta se atrevió a dar un Mensaje navideño en el que se refirió al “nacimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” y añadió que “La historia da Natividad comenzó hace 2000 años con una madre, un padre, su hijito y el don más extraordinario de todos, el don del amor de Dios para con toda la humanidad”. (No hago comentarios sobre la situación de Melania Trump en la Iglesia o sobre el estado del alma de Trump. Basta señalar que Dios no dejó de utilizar gobernadores moralmente comprometidos como instrumentos para el bien, acabando por llevarlos a su arrepentimiento y conversión. El Rey David, asesino y adúltero, es el principal ejemplo en las Sagradas Escrituras).

Una simple experiencia de pensamiento confirma lo que quiero decir. Imaginad que Trump no hubiese hecho ninguna de estas cosas, sino que se hubiese revelado como promotor, o por lo menos no oponiéndose a la anticoncepción, el aborto y la sodomía, a la manera de un típico republicano liberal. ¿El COM estaría ahora desplegando todas sus fuerzas para destruirlo? La pregunta se responde a sí misma.

En resumen, Trump – a pesar de sus antecedentes – representa un impedimento muy inesperado contra el triunfo definitivo del mal radical en América y por todo el mundo occidental. Es evidente que Trump tiene que irse. Por eso, el COM procura su caída con toda la ferocidad de un enjambre agitado de abejas asesinas cuya colmena ha sido perturbada por un intruso.

Me acuerdo del aviso de Pio XII en Evangelii Praecones: “Venerables Hermanos, bien sabéis que casi la totalidad de la raza humana hoy está dejándose que la formen en dos campos opuestos, por Cristo o contra Cristo. La raza humana está hoy involucrada en una crisis suprema, que acabará con su salvación por Cristo, o con su horrible destrucción”.

Esto es, en verdad, el Mensaje que la Virgen Madre de Dios llevó a Fátima – un Mensaje para el cual la generalidad de los eclesiásticos católicos de hoy tiene oídos sordos, incluido el Papa Francisco y el Vaticano aliñando contra las sensatas políticas de inmigración de Trump. Es de hecho un misterio de iniquidad y un presagio de una resolución dramática que vendrá cuando el Señor de la Historia ejecute infaliblemente su divina Voluntad a la manera en que Nuestra Señora de Fátima ha prometido.




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar