Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Perspectivas Sobre Fátima
Perspectivas sobre Fátima

Un día más, una carta abierta más al Papa Francisco exigiendo ortodoxia

Ésta viene de musulmanes convertidos

por Christopher A. Ferrara
el 17 de enero de 2018

La semana pasada, un grupo más de fieles católicos se unió a la marea creciente de oposición contra la dirección de este pontificado descarrillado. Como Life Site News informa, un grupo de musulmanes convertidos a la Fe han publicado una Carta abierta al Papa Francisco en el Día de Natividad, colocando estas preguntas destacadas:

“Si el Islán es, en sí, una buena religión, como Usted parece enseñar, ¿por qué nos hicimos católicos”?

“Vuestras palabras no cuestionan la firmeza de la elección que hemos hecho a riesgo de nuestras vidas”?

En particular, los antiguos musulmanes notan con consternación los parágrafos 252 y 253 de Evangelii Guadium, donde Francisco ensalza la religión que Mahoma ha inventado, y declara – sin tener verdadera autoridad para tal – que “el Islán auténtico y la lectura correcta del Alcorán se oponen a toda las forma de violencia”.

Los autores de la Carta abierta dan al Papa Francisco una lección sobre la religión que ellos ciertamente conocen mejor que él:

El Islán vino DESPUÉS de Cristo, y por tanto es, y sólo puede ser, un Anticristo (cf. 1 Jn. 2:22), y uno de los más peligrosos, porque se presenta sí mismo como el cumplimiento de la Revelación (de la que Jesús sería apenas un profeta)…

“El Islán prescribe la muerte para los apóstatas (Alcorán 4:89, 8:7-11), ¿sabe? ¿Cómo es posible [para Usted] comparar la violencia islámica con la llamada violencia cristiana? ¿‘Qué relación hay entre Cristo y Satanás? ¿Qué unión hay entre la luz y las tinieblas? ¿Qué asociación entre fieles e infieles’?  (2 Cor. 6:14-17)

“De acuerdo con Su doctrina (Lc. 14:26), preferimos a Él, a Cristo, más que a nuestra propia vida. ¿No estaremos en buena posición para hablarle sobre el Islán? De hecho, mientras el Islán quiera ser nuestro enemigo, nosotros lo somos de él, y todas nuestras protestas de amistad no pueden cambiar nada.

“Como un auténtico anticristo, el Islán existe apenas como un enemigo de todos: ¡‘Entre nosotros y vosotros hay enemistad y odio para siempre hasta que creas solo en Alá’! (Qur’an 60:4) Para el Alcorán, los cristianos ‘son apenas impureza’ (Qur’an 9:28),  ‘lo peor de la Creación’ (Qur’an 98:6), todos condenados al infierno (Qur’an 4:48), y por tanto Alá debe exterminarlos (Qur’an 9:30). No debemos engañarnos con los versículos alcoránicos considerados tolerantes porque todos han sido revocados por el versículo de la Espada (Qur’an 9:5). Mientras el Evangelio proclama la buena noticia de la muerte y resurrección de Jesús para la salvación de todos y la consumación de la Alianza iniciada con los hebreos, Alá no tiene nada para ofrecer más que la guerra y el asesinato de los ‘infieles’ a cambio de su paraíso: ‘Ellos luchan en el camino de Alá, ellos matan y se matan ‘” (Qur’an 9:11)

Se sigue otra pregunta más devastadora al Papa. Refiriéndose al pasmoso consejo de Francisco sobre cómo alcanzar la paz en el mundo a través de la Fe – “Lo que lo hacen los cristianos con la Biblia y lo hacen los musulmanes con el Alcorán” – los musulmanes convertidos preguntan: “El hecho de que el Papa parece proponer el Alcorán como un camino a la salvación, ¿no será motivo de preocupación? ¿Deberíamos regresar al Islán”?

Los convertidos continúan: “El discurso pro-Islán de Su Santidad nos lleva a deplorar el hecho de que los musulmanes no serán invitados a dejar el Islán, y que muchos ex-musulmanes, como Magdi Allam, hasta están dejando la Iglesia, asqueados por su cobardía, heridos por demostraciones equívocas, confundidos por la falta de evangelización, escandalizados por las alabanzas dadas a Islán…”

De Francisco, está claro, no ha habido respuesta a este cri de cœur: “Muchos de nosotros han intentado contactar con él, en muchas ocasiones y durante varios años, y nunca hemos recibido el mínimo reconocimiento de la recepción de nuestras cartas o peticiones para ser recibidos”. La nueva Iglesia de la Misericordia parece sorda a las súplicas de los católicos ortodoxos que piden pan en vez de piedras.

Aquí también, el Mensaje de Fátima manifiesta su relevación constante. Como ya he señalado en estas páginas, la aldea misma de Fátima es así llamada por el nombre de una princesa musulmana que se convirtió a la Fe [católica] precisamente después de la reconquista católica de Portugal y de su liberación de la tiranía del Islán. Pero ahora el elemento humano de la Iglesia se postra delante de un Islán resurgente, y obstinadamente pronuncia como buena una religión hecha por el hombre, cuya historia ha sido siempre de conquista violenta y oposición radical contra Cristo y contra Su Iglesia.

Era a esto a lo que Sor Lucía se refería como “desorientación diabólica” en la Iglesia, como ha sido profetizado en el Tercer Secreto de Fátima.




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar