Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Perspectivas Sobre Fátima
Perspectivas sobre Fátima

La faz de la nueva Iglesia de la "Misericordia"

por Christopher A. Ferrara
el 15 de enero de 2018

Como Life Site News informa, Mons. Franz-Josef Bode (véase la foto arriba), que es nada menos que el vicepresidente de la Conferencia Episcopal Alemana, “ha pedido un debate sobre la posibilidad de bendecir las relaciones homosexuales. Él cree que hay ‘mucho [que es] positivo’ en tales relaciones”.

Esto es, por supuesto, inevitable como resultado del manipulado Falso Sínodo sobre la Familia, en cuyo “informe preliminar”, compuesto sin la participación genuina de los Padres sinodales y publicado al mundo aun antes de que lo hubiesen leído, se propone “aceptar y valorizar la orientación sexual [de los homosexuales]”, declarando que las “uniones homosexuales” dan “apoyo precioso a los coparticipes”, y destacando los “aspectos positivos” del “re-casamiento” civil después del divorcio y de la simple cohabitación, además de admitir a los divorciados y “re-casados” a la Sagrada Comunión  en base a “caso a caso”. Aún después de que estas proposiciones ultrajantes hubiesen sido rechazadas por no conseguir recibir los 2/3 de la mayoría de los Padres sinodales, como era indispensable, Francisco ordenó que fuesen incluidas en las actas del Falso Sínodo para la segunda sesión en octubre de 2015.

Y ahora este prelado, sufriendo de locura – no hay otra palabra para eso – propone seriamente que la Iglesia dé la bendición a personas que habitualmente practican la sodomía. Mirad al hombre (véase la foto) y después recordad la referencia que Sor Lucía ha hecho repetidamente acerca de la “desorientación diabólica” de los miembros de la jerarquía, lo que es indudablemente un tema del Tercer Secreto de Fátima en su forma integral.

Fijaos, ‘desorientación diabólica’ es la explicación más caritativa que hay para la defensa que Bode hace de un mal tan abominable. En efecto, ¿es posible evitar razonablemente la conclusión de que él es un agente deliberado de la destrucción eclesial, determinado a eliminar cualquier vestigio de la auténtica Fe católica?  Con buenas razones el alemán Mathias von Gersdorff, conocido activista pro-vida y autor, citado por Life Site News, observa en su blog que “El progresismo alemán no quiere algunas cosas cambiadas aquí y allí, sino que desea destrozar toda la doctrina católica y crear una religión fundamentalmente nueva”. La sugerencia de Bode, de que las uniones sodomíticas podrían recibir la bendición de la Iglesia, señala una tentativa de “introducir una nueva fase de destrucción”. Sería la venganza de Lutero, aunque ni Lutero lo pensase tan horripilante.

Debería ser perfectamente claro ahora, hasta para los “normalistas” más determinados, que estamos viendo la erupción a la superficie de las formas más profundas de corrupción eclesial, y que esta erupción ha sido desencadenada por el cráter del volcán que es “este papado desastroso” y la fisura cada vez más extensa en el elemento humano de la Iglesia que es Amoris Laetitia. Cuando prelados en altos cargos proponen bendecir la sodomía, y el Papa no hace nada para corregirlos, sino que, por el contrario, abre camino para esta promoción audaz del mal radical, ¿por cuánto más tiempo quedará detenida la mano de Dios?

Recordemos nuevamente las palabras de Nuestra Señora de Akita, cuyo mensaje el Cardenal Ratzinger ha descrito como siendo esencialmente lo mismo que el Mensaje de Fátima:

La obra del demonio se infiltrará dentro de la Iglesia, de tal modo que se verán Cardenales contra Cardenales, Obispos contra Obispos. Los sacerdotes que Me veneren serán despreciados y contrariados por sus hermanos sacerdotes. Las iglesias y altares serán saqueados. La Iglesia se llenará de aquellos que aceptan transigir, y el demonio empujará a muchos sacerdotes y almas consagradas a abandonar el servicio del Señor”.

“Como te he dicho, si los hombres no se arrepienten y no se corrigen a sí mismos, el Padre infligirá un terrible castigo sobre a toda la humanidad. Será un castigo más grande que el Diluvio, tal como no se ha visto antes. El fuego caerá del cielo y destruirá una gran parte de la humanidad, tanto los buenos como los malos, sin perdonar ni a sacerdotes ni a fieles. Los que sobrevivan se encontrarán tan desolados que envidiarán a los muertos. Las únicas armas que os quedarán serán el Rosario y el Signo que ha dejado mi Hijo. Rezad las oraciones del Rosario todos los días. Con el Rosario rezad por el Papa, los obispos y los sacerdotes”.

¡Nuestra Señora de Fátima, ruega por nosotros!




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar